Toggle navigation

Alex Txikon y Trangoworld vuelven al Everest.

Autor: Gabinete de prensa Trangoworld
Fecha de publicación: 02/01/2018

Con energías renovadas y con la experiencia adquirida durante la expedición del año pasado, Alex Txikon y su equipo vuelven al Everest para conseguir la primera invernal sin oxígeno artificial de la historia. No conseguido todavía, la última expedición invernal data de 1993 siendo únicamente quince los alpinistas que han conseguido cumbre, pero todos ellos ayudados del oxígeno artificial.

Este año Alex contará con la ayuda del pakistaní Ali Sadpara con quien consiguiese la primera invernal al Nanga Parbat hace dos años.

El domingo 24 partieron hacia Katmandú con la idea de llegar al Campo Base el día 31 o para año nuevo. Sin fecha de finalización definida, el retorno está previsto nada más hacer cima aunque según Alex, “la idea es la de apurar el invierno y nuestras posibilidades, como bien sabes una expedición invernal así, y en una montaña vacía, multiplica por mucho los gastos de una expedición en otra época”.

Tras la expedición del año pasado, Alex tiene claro que debe cambiar la estrategia para tener más posibilidades de éxito. “En la parte baja no podemos castigarnos como el año pasado. En mi caso, trabajé 9 días seguidos muchas horas ininterrumpidas, en la Cascada del Khumbu, cargado con 25 kilos a la espalda, tan solo para abrir del campo base al campo 1. Este año hay que repartir el trabajo, en grupos, en fechas”.

Este año Alex cuenta con la presencia del pakistaní Ali Sadpara y un equipo de himalayistas nepalíes. Sobre Ali, Alex comenta que “ya el año pasado estuvo a punto de venir, y a última hora no pudo ser. No es lo mismo para un pakistaní que para nosotros entrar en Nepal. Es difícil el tema del permiso, sabes que va pero no si saldrá... pero este año parece que está todo conseguido. El vuela el 23 de diciembre a Katmandú”.

El equipo de sherpas se básicamente el mismo con el que contó el pasado año ya que casi todos quieren volver por motivación aunque “hasta que no esté allí, en Katmandú, no estaré seguro. Para una expedición así, y con el problema del idioma, hasta que no nos reunamos en persona no se cerrará todo”.

Una de las variables fundamentales a gestionar serán las condiciones meteorológicas. “Allí en invierno apenas nieva. La montaña es hielo puro, un trabajo durísimo y técnico. Pero es que el viento no cesa, es infernal día tras día. A -50ºC, con viento fuerte, y en altura, las condiciones son límite”.

Otra variable es la actividad alpinística por encima de 8.000 metros sin oxígeno artificial y en el invierno del Himalaya. Nadie ha pasado sin oxígeno del Collado Sur hacia cima. “Yo voy sin oxígeno. No se trata de cima a cualquier precio. Allí veré si voy solo, o alguien decide venir conmigo. La idea es que Ali lo haga. Es probable que él sí que use oxígeno. A él le motiva mucho conseguir la cumbre del Everest, y quizás sea su única oportunidad”.

La prioridad para todo el equipo es volver a casa con vida. “Siempre en la montaña, pero en el caso del Everest invernal, y con nuestros medios, es prioritario, y todo lo demás se supedita a eso. Después, aspiro a poder salir del Campo 4 hacia cumbre. Entonces descubriría hasta donde, y entraría en ese terreno desconocido sin oxígeno en invierno. Y para eso hay algo fundamental: el tiempo. Tienen que darse las condiciones adecuadas. Si no, no se puede. Que el Everest nos recibiera allí arriba de una forma más amable que el pasado año, que no soplara ese huracán. Un día adecuado, que me permitiera subir sin oxígeno. Si no se dan, es imposible.”

Este año, además, la expedición va a tener seguimiento a través de Televisión Española, con varios pequeños resúmenes cada semana, apariciones en los informativos de La 1 y La 2, y dos documentales de 52 minutos en La 1.

ETIQUETAS

The Adventure is where you are